Imagen de Ana Isabel Salazar Cabero
ROTACION HOSPITALARIA, 2011
de Ana Isabel Salazar Cabero - domingo, 30 de octubre de 2011, 13:57
 

PRIMERA EXPERIENCIA EN LA ROTACION HOSPITALARIA ABRIL-MAYO, 2011 HOSPITAL-MEXICO DE SACABA

Introducción

No pensé que la rotación Hospitalaria como médico residente SAFCI sería tan traumática, no lo digo por la carga del trabajo ni por lo seguido de los turnos, lo digo por las palabras de agresión que recibí por parte de la mayoría de los especialistas podría decir que experimente en carne propia la discriminación y en verdad dolió mucho. Es ahora que recién entiendo cómo se sienten las personas cuando las discriminan por ciertas características que las hacen diferentes de los grupos grandes.

También observe de cerca el maltrato de los médicos a los pacientes, la falta de respeto a su pudor, a su tiempo a sus costumbres. Los médicos creen que gritando a los pacientes, estos cambiaran sus modos de actuar con respecto a su salud o enfermedad y lo peor de todo es que los internos del Hospital México aprenden los mismos modos de maltrato a los pacientes.

El trato por parte de las licenciadas y auxiliares de enfermería al principio fue de indiferencia pero con el tiempo les demostramos que los SAFCIS sabemos dar un buen trato y atención al paciente, ellas son nuestras mejores testigos del trabajo que realizamos en el Hospital, ellas nos reconocen lo que los demás médicos por conveniencia prefieren ignorar.

La evaluación a la que fuimos sometidos en el caso de pediatría, fue interesante, trataron de hacernos sentir mal respecto a los conocimientos que teníamos, me hicieron sentir como si un residente SAFCI nunca hubiera salido de una universidad y como si nuestros conocimientos básicos comomédicos generales no fueran validos, tal vez creyeron que al rotar por las especialidades de pediatría y ginecología, nosotros estábamos haciendo residencia de dichas especialidades y trataron de someternos a los sufrimientos a los que ellos fueron sometidos en su respectiva residencia. Yo no vi en ningún momento voluntad de guiarnos o corregirnos en el modo de actuar frente a un paciente pediátrico y también estuve un poco reacia a relacionarme con los médicos ya que al principio escuche comentarios tan ofensivos y denigrantes para mí, que considere evitar dichos profesionales.

Cuerpo o desarrollo

La nueva ideología de lo que significa la residencia SAFCI no es nueva, es del conocimiento de muchos profesionales, la diferencia está en que no la aceptan y tienen actitudes agresivas nos ven como sus enemigos, están siempre a la defensiva, hacen sus comentarios groseros que prefiero no escribirlos, para no recordar el daño psicológico sufrido.

Mi actitud fue de indiferencia, es el único modo que encontré para defenderme.

Los primeros días fue un constante ataque de parte los doctores, pero con el pasar de los días se fueron acostumbrando a nuestra presencia, la ayuda que brindamos fue muy notoria sobre todo en los turnos nocturnos y de fines de semana. Les demostramos nuestra voluntad, ganas de trabajar, conocimiento y nos dejaron atender algunas de las pacientes sin supervisión, sobre todo las pacientes en trabajo de parto. Tal vez no debería generalizar, al decir que todos fueron de algún modo ofensivos, pero todos se rehúsan a dejar su actitud pedante, propia del modelo de formación académica de donde salieron.

El maltrato a los pacientes es constante no solo por parte de los médicos, que gritan, hacen bromas ofensivas y a veces obscenas, también observe que un ginecólogo se dirigía con gestos de repulsión hacia las pacientes y no las tocaba.Las enfermaras también maltratan a las pacientes, no todas, lo digo porque las madres de los niños internados pedían su alta solicitada al día siguiente de pasar una noche en el hospital. Los internos futuros médicos y pedantes, tienen la misma actitud de discriminación con el paciente, tal vez por su condición de niños ricos piensan que pueden tratar mal a la gente humilde y solo los ven como objeto de práctica para su beneficio . El personal de servicio esmaltratado por los profesionales y estas maltratan alas pacientes. Es un círculo vicioso de intolerancia al que hay que poner punto final.

El personal de enfermería que ha sido testigo de nuestro trabajo en el hospital, como médicos asistencialistas, muchas veces nos reconocieron personalmente e hicieron comparaciones con los demás médicos, pero no están enteradas de nuestro verdadero trabajo como residentes SAFCI en el hospital, pero me sobra y me basta el reconocimiento de nuestra labor por parte de las enfermeras ya que estas trabajaron junto con nosotros, no pude intervenir respecto a su actitud con las y los pacientes. Al principio la actitud de ellas era de desconfianza porque éramos personas nuevas pero al demostrarles que nosotros sabíamos y trabajábamos cambiaron de actitud.

Tratamos de explicarles la forma de evaluación según nuestra guía de evaluación del residente SAFCI, pero no logramos que entendieran, o no quisieron entender y nos calificaron según nuestro aspecto o nuestra cara. No sé cómo calificaron la calidad humana de cada uno de nosotros ya que el tiempo que rotamos por las especialidades fue muy corto, no tomaron en cuenta nuestra forma de tratar y relacionarnos con los y las pacientes. Nos evaluaron como evalúan a todos los residentes. Como les enseñaron.

Conclusiones

- La actitud elitista y discriminadora de los profesionales del sector salud no les permite tener una atención humana y de calidez con los pacientes y con los residentes SAFCI. La posición de dios que toman es muy marcada en la mayoría de los médicos y se rehúsan a cambiar.

- Los profesionales médicos o personal de salud no aceptan la ideología SAFCI, rechazando así la actitud humana y cálida hacia los pacientes. Por ser una apolítica de salud y estar en la constitución política del estado, la consideran pero no la aceptan.

- Es difícil cambiar el pensamiento o humanizar a estos profesionales que no quieren dejar atrás sus prejuicios y estereotipos hacia otros grupos con pensamiento distinto.

- Tratan de buscar cualquier motivo o descuido para desacreditar la residencia SAFCI y la determinan como insostenible y utópica.

- Es necesario y obligatorio que la ideología SAFCI tiene que entrar a pregrado, en las universidades y debe ser impartida por médicos formados en la SAFCI, porque si no se logra cambiar la forma de pensar elitista, mercantil y discriminadora se estará formando más médicos como los que existen ahora.

Recomendaciones

- Se debe cambiar la actitud a los estudiantes desde pregrado porque donde se forman es en la facultad de medicina y enseñarles que las personas tienen sentimientos, pensares y sentires son seres humanos y deben ser tratados como tal, sin importar las diferencias físicas, económicas, de educación, etc.

- La evaluación de un residente SAFCI en las rotaciones hospitalarias debe ser realizada por un especialista SAFCI- pediatra o –ginecobstetra, etc. Porque si no es así, nos estarían evaluando los médicos que han sido formados en la medicina mercantil y deshumanizada y como no quieren reconocer y respetar otras formas de pensar, sentir y ver el mundo, pues para ellos solo somos gente que pierde el tiempo. Porque si continuamos formando a nuestros profesionales con los mismos métodos con los cuales se forman todos, estaríamos yendo a “un camino a ninguna parte” (autor Rolando Núñez).

- No permitir que nos traten de ese modo, por lo que propongo no realizar turno nocturno debido que en ningún hospital de segundo nivel existe un lugar donde dejar nuestras pertenencias y mucho menos un lugar de descanso, ya que los turnos que nos obligan hacer son pasado un día.

- Hablar con los especialistas SAFCIS para que ellos mismos no sean nuestros enemigos.